Afterwork secrets – una pequeña historia

Un día, una compañera me comentó que ella es amante de un hombre casado desde hace 3 años, lo que me contó después me asombró más aún, otro compañero que tiene pareja y una amiga casada son amantes . En el despacho solo éramos tres, yo en este momento no era escort, pero también tenía mi propio secreto.

No pude evitar de pensar, necesitamos secretos, unos pequeños momentos intensos, con auténticas aventuras.

A veces en forma de secretos, nos hace sentir más libre de expresar los deseos más profundos, o simplemente la necesidad de recuperar lo perdido, la esencia de la conexión entre hombre y mujer.

Y tú, ¿como te gustaría fueran tus momentos secretos?